Aceptando mi duelo

Psic. Marilú Osorio

“Las 5 etapas del duelo: negación, ira, negociación, depresión y aceptación es el recorrido que se transita para sanar la pérdida de un ser querido” Elisabeth Kübler-Ross”

Muchas personas se quedan con la idea que el duelo se presenta únicamente cuando alguien fallece, sin embargo, es un proceso natural que acompaña a toda pérdida, éste se presenta por diversas razones ya sea por cambio de residencia, término de una relación de pareja, divorcio, etapas en nuestra vida, pérdida ó cambio de trabajo, enfermedades, pérdida de nuestra mascota, etc.

Es difícil aceptar nuestro duelo sin embargo lo lograrás siempre y cuando lo trabajes con un psicólogo especializado en tanatología, éste podrá guiarte en las cinco etapas de acuerdo a tu proceso.

La primera etapa es la negación, éste es un mecanismo de defensa, negamos una realidad que nos genera dolor (deseamos evitar sentir), es desagradable, normalmente pensamos “esto no es real, no me puede estar pasando a mi”.

La ira surge cuando ya no es posible ocultar más nuestro dolor, los sentimientos cambian, empezamos percibir la realidad y sentimos ira, odio o rencor, nos preguntamos ¿porqué a mi?, ¿por qué ahora?.Es importante que expresemos ese enojo, para liberarnos de él (platica con la persona, realízale una carta a esa persona, reza, sal a correr, medita); no debemos juzgar a la persona que ésta pasando por esta etapa sino escuchemos y contengamos por medio de un abrazo, cariño.

La negociación puede surgir antes de que la persona haya fallecido o bien de la noticia inesperada (sin embargo la percibimos), en éste realizamos un trato con Dios o ser superior para regresar a un estilo de vida renovado y diferente (positivo). En ocasiones nos preguntamos que debimos hacer diferente, quisiéramos modificar la situación, tratamos de evitar lo inaceptable.

La depresión surge cuando ya somos conscientes de lo que perdimos, es normal sentir tristeza e incertidumbre de lo que pueda suceder, empezamos a extrañar a la persona, tenemos sentimientos de vacío y de profundo dolor, agotamiento, lloramos constantemente; ésta etapa durará el tiempo que nosotros estemos dispuestos a quedarnos o trabajarla. Busquemos a las personas mas cercanas a nosotros para que puedan ayudarnos a distraernos.

Finalmente nos encontramos con la aceptación, aceptamos nuestra realidad dolorosa y aprendemos a vivir con ésta pérdida ya que la comprendemos y nos apoyamos en las personas mas cercanas como amigos, familiares para poder continuar nuestro camino.

Recordemos que el duelo es un proceso donde tendremos altibajos constantes, lo importante es aceptar cada emoción que tengamos aunque sea dolorosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *