¡Adiós príncipes y princesas!: Bienvenidos hombres y mujeres de hoy

¡Adiós príncipes y princesas!: Bienvenidos hombres y mujeres de hoy

Psic. Cristel Ortíz

Nuestra educación y cultura a lo largo de los años nos han alimentado la idea de que hombres y mujeres somos antagónicos, pero que además de eso tenemos roles que no podemos hacer flexibles. Si bien este hecho ha dado como resultado cierta “estructura” y orden social, también es un hecho que ese orden nos ha salido un poco caro y en ocasiones ha generado que tanto mujeres como hombres en la actualidad vivamos presionados por cumplir un rol y que el solo pensar en modificarlo nos genere miedo, incomodidad e incluso rechazo social.

Los hombres viven presionados con su rol de proveedores del hogar, ajenos a la vida y crianza de los hijos, con miles de emociones reprimidas y víctimas de reclamos del género femenino en torno a la falta de empatía, tiempo, sensibilidad o detalles.

La mujeres nos enfrentamos al rol inamovible del ama de casa, principal educadora de los hijos, administradora del hogar  y mujer en constante lucha decidiendo si sus intereses profesionales deben ir antes o después de los hijos o bien considerando la idea de hacerlos desaparecer, además de que se les pide cuidado personal, detalles al esposo y cumplimiento de órdenes o deseos de su hombre.

Aunque estos estereotipos parecen de antaño es sorprendente ver como aún en mayor o menor grado siguen influyendo en la vida en pareja y en las relaciones entre hombres y mujeres. Sin embargo, también es muy grato observar como cada vez hay más mujeres y hombres que luchan por romper esos  moldes sin la finalidad de desafiar, sino con la finalidad de conectar mejor con sus parejas, amigos o familiares.

Ya hoy podemos ver más mujeres que contienen a sus hombres, que aportan con mucho amor y entrega a la economía del hogar, mujeres que se preparan, mujeres que valoran mucho más la maternidad al grado de que a veces eligen no procrear, mujeres que aman los detalles de sus hombres pero que se esfuerzan por ser detallistas con ellos…

Y hombres que no ven a sus mujeres como invasoras de sus entornos, que las impulsan a crecer, que comparten a la par las labores del hogar y la crianza de los hijos, que van al psicólogo, que aceptan detalles de sus mujeres, que entienden que si hoy no se ven perfectas es por una razón válida y aun así las siguen viendo bellas…

Sé que suena romántico y muchos de ustedes se preguntan dónde están esos hombres y mujeres, si quieres encontrarlos voltéate  a ver y pregúntate que tiempo de mujer / hombre eres, y que tipo de mujer/ hombre esperas, atrévete a dejar de ser princesa y príncipe azul y a esperar a un príncipe o a una princesa porque esos que nos han vendido no existen, atrévete a romper con los moldes para conectar con los demás de diferentes formas.

Mujeres y hombres somos complemento, tenemos muchas diferencias que nos hacen embonar a la perfección, sin embargo antes de eso somos ambos seres humanos que pueden adaptarse a los cambios, somos seres flexibles y con gran capacidad de aprendizaje, solo es cuestión de atreverse a dejar de lado la fantasía, los moldes rígidos y a conectar con los demás desde la igualdad.

Los príncipes y las princesas se ven lindos y causan deseo, pero tengo que decirte que no existen más que en las películas de cuentos de hadas, en la realidad hay hombres y mujeres que requieren de un compañero (a) como amigo, pareja o colega, con deseos de realizarse y compartir.

Recuerda que todo se trata de fortalecer tus lazos y ser feliz.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *