¿Cómo comunicarme con mis hijos?

Por Psic Marilú Osorio

Es un hecho que muchos padres de familia no saben como comunicarse con sus hijos, es por ello que decidí escribir acerca de éste artículo y puedas aplicar éstos tips.

Empecemos con los elementos básicos para poder comunicarme con mis hijos, los cuales son los siguientes:

1.- Escuchar activamente, así es es importante mirar a tu hijo, hacer contacto visual, si quieres platicar con el ponte a su altura, agáchate, abrázalo.

 

2.- Ten habilidad para motivarlo, hazle saber a tu hijo cuánto nos gusta comunicarnos con él, diciéndole: “Me encanta que hablemos”, “Ahora entiendo lo que quieres”, es importante siempre que tengamos comunicación mantener esa atención sin que nada nos distraiga (hablo de no estar chateando, esperando una llamada, viendo la tv, cocinando, etc).

Es importante buscar el momento y las palabras para hablar con nuestros hijos.

3.- La empatía, ésta es sumamente básica, ponerse en el lugar del otro, entender lo importante que son para tu hijo sus cosas o alguna situación que haya pasado por mas mínima que te parezca recuerda que para él es un problema muy grande y requiere tu apoyo para ser escuchado o para obtener un consejo, como padres deben transmitir que lo suyo también es importante.

Es importante dar información positiva, emitir mensajes coherentes sin contradicciones, expresar sentimientos positivos y negativos, crear un clima emocional de cariño y respeto que facilite la comunicación, pedir y escuchar la opinión de los demás.

Cuando comunicamos un mensaje verbal viene acompañado de lenguaje verbal y gestual (comunicación no verbal).

El exceso de diálogo no permite que el hijo exprese su opinión, provoca que los hijos se desconecten al sermón y que les digan “si papá”, “tienes razón mamá”, porque saben que es lo que su padre quiere escuchar y así acabará antes.

Hay que darle tiempo al niño para que entienda lo que se le ha dicho.

Tras una pausa se le debe preguntar, ¿qué opinas?. Es mas fácil ponerse en su lugar, adoptar una postura de escuchar activamente y demostrar que estamos prestando atención a lo que dice.

En un diálogo, los silencios son fundamentales, permiten la intervención de todos los participantes.

Es importante dejar que el niño se exprese, recoger su argumento y admitir que puede no coincidir con el nuestro, aceptar que su opinión cambie nuestro punto de vista.

La falta de diálogo supone una grave limitación a la comunicación, las prisas, llegar cansados a casa o no dar importancia a charlar todos los días con el niño son actitudes que le transmiten que no es importante, que su vida cotidiana no tiene interés para sus padres.

Enseñarles a los hijos la importancia que tiene el comunicarnos con los demás.

 

¿Cuáles son los errores en el diálogo mas frecuentes?

1.- Señalar comportamientos negativos como si fueran los únicos que el niño lleva a cabo: “siempre estás pegando a tu hermana”, “nunca obedeces”, es importante expresarse de forma que el niño sepa que el comportamiento es lo inadecuado, no él. OJO: hay que reconocer y decirle lo que esta bien, elógialo, a poco a ti no te gusta que te digan lo guapa que te ves.

2.- No saber interpretar lo que el niño quiere decir realmente. No preguntarle, no escucharlo, no estar atento a lo que necesita, no darle un tiempo para que se exprese o comportarse de forma contradictoria: preguntarle un día lo que ha hecho en el colegio y otro día decirle que se calle porque estamos cansados.

3.- Elegir el momento y lugar inadecuados para hablar algo. No se puede poner atención a lo que dice el niño si hay que irse a trabajar: “¿Qué tal si hablamos cuando vuelva del trabajo?”.

4.- Hacer observaciones llenas de reproches: “¡Cómo no ibas a acabar rompiendo el control de la televisión si no eres capaz de dejarlo en su sitio!”.

5.- Abusar de los “deberías” en vez de utilizar “Me gusta que…”.

6.- Cortar las conversaciones por interrupciones externas, como el teléfono celular o solo porque sí.

OJO: La televisión encendida durante comidas, exceso de actividades incluso en tiempo libre, no ayudan a tener una mejora ó mas bien no favorecen un clima de comunicación. Una norma familiar podría ser comer todos los días sin prender la televisión y poder contar anécdotas de la semana, haces planes, hablar de algo importante para nosotros.

El silencio puede mostrar que el niño se siente frustrado y es importante a veces dar un gesto de afecto y actitud que demuestre que estamos ahí para ellos.

Nadie dijo que ser padre sería fácil, ¿apoco no?, te invito a que apliques éste manejo con tus hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *