¿Cómo establecerle una orden a mi hijo?

Por Psic. Marilú Osorio P.

Muchos padres se encuentran desesperados porque no saben que hacer para que su hijo pueda cumplir las órdenes establecidas, por esa razón recomendamos cambiar el manejo.

Primero, tienen que estar seguros de que como padres le están brindando límites a su hijo, ya que cuando no los establecemos es cuando evidentemente hacen lo que quieren y no cumplen las órdenes establecidas o bien identificar cómo las estoy estableciendo, recuerdo cuando era niña mi madre solía darme órdenes ella estando en el primer piso de la casa y yo en el segundo, obviamente muchas veces no la escuchaba y terminaba regañándome, pero realmente ella era quien me estaba transmitiendo mal el mensaje.

Antes de dar una orden, ustedes como padres deben:

  • Estar seguros y convencidos que su hijo debe cumplir con lo que le pedimos, pero también debemos pensar que haremos en caso de que no obedezca, por lo que tenemos que estar convencidos de establecer la consecuencia advertida, tienen que cumplirlas, por favor no las retiren, es el peor error que podemos cometer.
  • Recuerden que al momento de brindar una orden, debemos tener en cuenta nuestro comportamiento no verbal, nuestros gestos y actitud dicen mucho. Sean firmes, muestren seguridad y autoridad, si se les dificulta mucho practiquen enfrente del espejo.
  • Siempre establezcan contacto visual, esto asegura que su hijo está recibiendo la orden (mensaje).

¿Qué hacer para que mi hijo escuche?

  • Si no conseguimos que realice contacto visual, podemos hacerle un cariño en la mejilla o agarrarle la barbilla con cuidado y girarle la cabeza hasta establecer contacto visual.
  • Ir subiendo el tono de voz, poco a poco.
  • Expresamos (físicamente) la orden hablando lento y pausado para que nuestro hijo pueda comprendernos mejor.
  • Tenemos que ser claros y concretos, no le den una orden tan larga porque perderán su atención.
  • No titubeen.

¿Estás listo para dar una orden?

Evidentemente si siguieron los pasos estarán listos.

  • Brinden una sola instrucción, tiene que ser clara y específica.
  • Realiza pausas para ver si su hijo nos está entendiendo, pídanle que les repita la orden que acaban de brindarle, así se asegurarán que la haya comprendido.
  • Tenemos que enseñar a nuestros hijos a saber lo que le estoy pidiendo por muy obvio que sea, como por ejemplo, recoger sus juguetes. Yo les recomendaría hacer con él lo que le hemos pedido.
  • El reforzamiento es muy importante ya que nos ayudará a hacerlo sentirse bien, ¿a quién no le gusta que lo elogien?, a todos nos encanta, entonces refuérzalo cuando nos haga caso, prémialo, “estoy muy contenta por lo que bien que has ordenado tus juguetes”, “te has esforzado mucho en limpiar tu recámara”, “me gustaría festejar el cumplimiento de tus responsabilidades ya que hoy has hecho todas, ¿te gustaría ir por un helado?”.
  • Ojo: es importante que tu hijo no inicie otra actividad hasta que no haya cumplido la orden.

¡Papás, recuerden ustedes son los adultos!, por favor, comprométanse a:

Evitar hacer algún chantaje emocional (“eres malo y no te quiero”, “me haces sufrir mucho”), hacer amenazas (y más cuando no las cumplen), no dejen que sus hijos les den las consecuencias estas las eligen ustedes no ellos, por favor no se rían mientras den una orden, y lo más importante es evitar los forcejeos y descalificaciones.

 Los niños necesitan tener una estructura en casa, por esa razón deben fomentarles responsabilidades, pueden hacerlo a partir de los tres años ya que su hijo tenga comprensión y lenguaje.

¿Qué funciones pueden realizar?, vestirse solo, bañarse bajo la supervisión de algún padre o adulto, recoger y ordenar sus cosas (juguetes, su plato y vaso después de cada comida), regar las plantas, ayudar a cocinar, limpiar el polvo, los fines de semana pueden hacer su cama.

Recuerda que el regaño crónico hace que tu hijo repita constantemente la misma conducta.

¿Qué hago si mi hijo me dice que no ante una orden?

Antes que nada es muy importante que percibas si tu hijo está presentando alguna emoción intensa, por ejemplo que este muy triste porque acaban de cambiar de residencia, por lo tanto, tenemos que entender que quizá no vaya a realizar todas las ordenes que quisiéramos, yo te recomendaría no eliminarlas pero si reducirlas.

Los niños de 2 a 3 años se encuentran en el proceso de buscar su autonomía, por lo que es normal que estos se enfrenten a la norma continuamente a todo lo que ustedes como padres puedan pedirles, sean pacientes no se desesperen ni se pongan al tú por tú, recuerden ustedes son los padres, mejor ignoren esos comentarios, brinden la orden y dense la vuelta, esperen a que lo haga; acérquense, tómenlo firme de la mano y háganlo con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *