¿Quieres experimentar una forma de placer? Ayuda al otro

¿Quieres experimentar una forma de placer? Ayuda al otro

Psic. Cristel Ortiz

Este escrito primero que nada tiene la finalidad de reconocer a todas esas personas que vivieron en días recientes los reclamos de la naturaleza en nuestro país, a nuestra gente de Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla y Cd. De México. Reconozco su fortaleza y la capacidad de reponerse de las circunstancias adversas.

Todos en mayor o menor medida hemos sido sorprendidos por todo lo que ha pasado y algo que pareciera sorprendernos a nosotros mismos y al mundo es esta disposición incondicional para ayudar a otros.

No creo que hoy podamos hacer una evaluación positiva de la situación, el dolor, las pérdidas y las carencias están muy a flor de piel, pero no por eso vamos a obviar el hecho de que la ayuda ha sido una de los actos más presentes y que sin buscarlo ha sido ese mismo acto lo que nos ha hecho sentir contentos, nos ha generado placer el ser generosos.

Las crisis estás hechas para crecer, pero crecer con la crisis es tu decisión. Hoy ante tanta destrucción es difícil encontrar algo placentero, pero ayudando nos acercamos mucho a una sensación de tranquilidad, de pertenencia y de comunidad que hace que los malos ratos por momentos no sean tan severos y para muchos que sean disfrutables por segundos.

En este proceso de ayuda, se cuestiona mucho el tipo de ayuda que se hace, creo que cada quien podemos aportar cosas distintas, algunos decidieron poner sus manos a trabajar directamente en los escombros que dejó el terremoto, otros las usaron para preparar comida para los que rasparon sus manos levantando piedras, otros para rescatar a los perros de la calle, otros para depositar un dinero de sus ahorros, otros para compartir contenido en las redes sociales, otros abrazando a los asustados o en pánico, y otros no metieron sus manos porque entendieron que también ayuda el que no estorba. No te pongas a cuestionar quien dio más o quien dio menos, al final cada quien hace lo que puede.

Sea como sea lo que hayas decidido, atrévete a ayudar como fuente de satisfacción, ayudar al otro le da sentido a la carencia y a la catástrofe, al mismo tiempo que te mantiene productivo y en el centro de una actividad. Recuerda que ayudar se trata de fortalecer lazos con otros al mismo tiempo de que te fortaleces a ti mismo.

Mi admiración a mi país y a mis hermanos mexicanos por tener el sentido de la ayuda tan a flor de piel, mi orgullo por ser mexicana y mi amor todavía más grande por esta tierra es lo que me hace levantarme todos los días a hacer lo que mejor se hacer, eso también es ayudar.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *